Mejora de la adherencia de las pegatinas y etiquetas.

Como se indicó en el post anterior, para superficies rugosas es mejor emplear adhesivo de doble cara de un cierto grosor. Aun así, podemos mejorar la adherencia en superficies complicadas aplicando sobre la superficie, donde vayamos a pegar el adhesivo o la etiqueta, un promotor de adhesión o “primer”. Con superficies complicadas me refiero, por ejemplo, a plásticos de baja tensión superficial, polipropilenos, etc o bien superficies pintadas “en polvo o electrostática”, etc o superficies expuestas a temperaturas extremas o inclemencias meteorológicas.

En la foto que se adjunta se puede apreciar pruebas que hemos realizado sobre un asiento de una atracción de feria, en la que se esayaron varias opciones, incluida la opción del primer así como la de aplicar adhesivo de cianocrilato, adhesivos de doble cara, etc. Tanto en las pruebas en exteriores como en el laboratorio de fábrica, el uso de un “primer” favorece notablemente la adhesión de los adhesivos. En este vídeo se puede apreciar la diferencia en aplicar o no un promotor de adhesión:

Adherencia de adhesivos o etiquetas en superficies muy rugosas.

etiqueta para superficies muy rugosas

Prueba de adhesión de diferentes materiales sobre una superficie muy rugosa.

El colocar una etiqueta sobre una superficie complicada requiere normalmente estudiar cada caso con detenimiento. La adherencia de los diferentes adhesivos depende de muchos factores, entre otros la rugosidad de la superficie, el tipo de pintura o acabado y la temperatura de aplicación. Y por supuesto el material.

En los casos de superficies rugosas muy pronunciadas solemos utilizar laminas de doble adhesivo espumosos, de gruesos entre 0,5 y 1 mm de espesor sobre plásticos transparentes que imprimimos, en serigrafía o digital, por la cara interior. O en caso de tener que resistir alta temperatura la etiqueta tiene que ser de metal y la impresión de gran calidad para que resista lavados, etc. Estos espesores permiten además absorber dilataciones por temperatura.

Entonces según el acabado y la temperatura normalmente contactamos con nuestros proveedores de doble adhesivo, 3M , Lohman, etc para asesorarnos de cual es el adhesivo que cada fabricante recomienda. El paso siguiente es realizar un prototipo para probarlo en la superficie del cliente. Normalmente es él quien somete las etiquetas a sus ensayos definitivos para proceder a homologar nuestra etiqueta y así poder proceder a fabricarla en serie.