Características técnicas del original para la impresión

Diseño vectorial

Diseño vectorial

Requerimientos:

Para poder realizar adhesivos impresos, ya sea en digital, serigrafía u offset, el fichero requiere que esté “listo para imprimir”. En caso contrario tendremos que manipular las imágenes y lógicamente tendremos que facturar el tiempo empleado de nuestros diseñadores.

Para obtener mejor calidad sobre los trabajos de impresión, es preferible que nos haga llegar los dibujos en formato vectorial. Tengan en cuenta de trazar los textos e indicarnos las tipografías. El formato vectorial nos permite separar los colores y reventarlos para que se solapen.

Formatos de ficheros:

Podemos operar en ordenadores Mac o Pc con la mayoría de programas del mercado, siendo los más utilizados:
CorelDraw: utiliza ficheros con la extension CDR
Illustrator: utiliza ficheros con la extensión AI
Freehand: utiliza ficheros con la extension FH
pero podemos utilizar formatos estandarizados como EPS, PDF.

Si no es posible un fichero vectorial, habrá que trabajar en formato de mapa de bits, o comúnmente llamadas bitmaps, con programas de tratamiento de imágenes como Photoshop, en donde los formatos más utilizados tienen extensiones del tipo:  jpg, tiff, png, etc

Calidad de las imágenes:

Para garantizar una buena impresión, las imágenes bitmap deben tener una resolución mínima de 300 dpi a tamaño real ya que no podemos utilizar una imagen de mala calidad a la cual ha sido añadida resolución para obtener los 300 dpi.

En caso de las imágenes vectoriales, deben contener el mínimo de nodos posible y las curvas suavizadas. Éste tipo de ficheros son los que hay que emplear imperiosamente para el recorte de vinilo o troquelado digital. No se puede recortar imágenes que no se hayan trazado a curvas. Los pixeles no se pueden cortar.

Diferencia entre barnizado y resinado.

deposición de resina

Resinado de pegatinas circulares.

Muy a menudo algunos clientes confunden el concepto de estos dos acabados.

El barnizado es la impresión, normalmente en serigrafía, de un fina capa de barniz transparente, como si fuera una tinta más. Se suele utilizar para proteger las impresiones de offset o resaltar con un tono brillante o mate zonas selectivas de dicha impresión.

El acabado resinado consiste en depositar una resina, normalmente de poliuretano, como si fuera un pegamento. Esto proporciona una capa muy gruesa, de 1,5 mm aprox. que le da grosor y protección a las etiquetas o adhesivos. Se puede realizar, también de forma selectiva imprimiendo en serigrafía una tinta especial para limitar el contorno de la zona resinada.

Es decir, no tiene nada que ver una cosa con la otra aunque los dos acabados ofrecen protección si bien la del resinado es, por su grosor, mucho más eficaz.

En el barnizado, al tacto ,no se nota prácticamente nada, excepto como mucho, que resbala. Mientras que el resinado se puede clavar la uña y recupera ya que el material es un plástico muy grueso, con memoria elástica, que a simple vista parece una lupa. El resinado no resbala y en ocasiones se utiliza como soporte para objetos que no se desea que resbalen, por ejemplo, teléfonos móviles.

Más información en nuestra página viendo los apartados de servicios de resinado, doming, o gota de resina.

Visualice el vídeo:

Vídeo de resinado automático de etiquetas

Vídeo de resinado automático de etiquetas