Trucos para pegar adhesivos en superficies difíciles.

En ocasiones existen superficies en donde es muy complicado adherir un adhesivo o etiqueta. Normalmente suelen ser superficies rugosas, siliconadas, flexibles, etc.
Es recomendable siempre hacer una prueba de adhesión con el material que se vaya a utilizar antes de iniciar la producción.

Si una vez realizado la producción y la etiqueta no se pega, se levanta o se cae y no hay tiempo de repetir el trabajo, hacer los ensayos, etc. una solución de urgencia y efectiva es depositar una gota de adhesivo a base de cianocrilato, como el de la marca Loctite. Hay que seguir las recomendaciones del fabricante, utilizar guantes muy finos, etc. ya que este adhesivo es muy agresivo y de fraguado rápido. Habrá que tener en cuenta que la etiqueta o pegatina no se podrá reposicionar por lo que deberemos pegarla bien a la primera. Por experiencia sabemos que este tipo de pegamento no suele dañar los vinilos, pero no está de más comprobarlo.

En caso de una superficie con acabado rugoso hay que utilizar materiales especiales para confeccionar las etiquetas. En esta situación los materiales llamados de alto tack o extrema adherencia tendrían que ser suficientes para no tener que hacer “inventos”.  Si la etiqueta está resinada no tiene la misma flexibilidad que sin este acabado y por tanto la cola puede que no penetre en los “valles” del soporte. Es decir, la superficie de contacto entre el soporte y la etiqueta disminuye y por tanto la adherencia también. En esos casos, una posible solución es pegar primero un material encima de otro. Es decir, se confecciona el vinilo o doble adhesivo sin imprimir del material de alto agarre y con un tamaño ligeramente inferior a la etiqueta, la cual colocaremos con cuidado justo encima. Dicho de otro modo, se pegan dos adhesivos uno encima de otro siendo el primero el de alto agarre y que además sirve para “alisar” la superficie.

Si la superficie tiene una rugosidad muy pronunciada, el tema se complica. Ver entrada en este blog sobre este tema.

Esto son soluciones de emergencia, apaños. Así pues, si la superficie no es lisa, como un cristal, o con acabado especial, pinturas o restos de aceite, desmoldante, polvo o con formas no planas, habrá que realizar ensayos previos. Hay que tener en cuenta que la adherencia depende también de la temperatura de aplicación, lo limpia que esté la superficie y que no se consigue el máximo agarre hasta pasado 24 horas.

Superficie con pintura epoxi y acabado rugoso

Superficie con pintura epoxi y acabado rugoso

 

Deja un comentario