Adhesivos duraderos y dificiles de despegar

Algunos clientes nos piden asesoramiento para adhesivos que sean duraderos y difíciles de despegar.

Las pegatinas que nosotros fabricamos son de plástico, nunca son de papel y por tanto de larga duración, especialmente si se pueden imprimir en serigrafía y esto depende del diseño. En impresión digital la duración de la tinta es menor ya que resiste en menor medida la luz ultravioleta pero por otro lado nos permite reproducir cuatricromías con muy buena resolución. De todas formas, la opción de la serigrafía es siempre de mejor calidad pero el coste es mayor si hay que imprimir muchos colores.

Para que sea difícil de despegar hay dos opciones: la primera es utilizar un vinilo que nosotros llamamos de extrema adherencia y si la superficie es adecuada, en teoría tendría que ser suficiente. Lo utilizamos para clientes que nos piden adherencias especiales que tienen que asegurarse que la pegatina no se va despegar fácilmente o para medios acuáticos o complicados. La otra opción es usar un material antivandalismo pues se trata de un material que si se intenta arrancar se rompe en minúsculos fragmentos y se queda en la uña, es muy molesto para el gamberro. A parte tiene un poder de adherencia impresionante. Es decir, se puede dañar pero no se puede arrancar.

De hecho, cualquier otra solución implica que si alguien quiere hacer daño no hay nada que lo impida pero si que se lo podemos poner difícil. Yo le recomendaría la segunda opción, la del material ultradestructible ya que es el que usamos cuando un cliente nos pide para precintos de garantía, por ejemplo.

Cómo último recurso tenemos la opción de reforzar la adherencia de la s pegatinas mediante colas de cianocrilato, tal como se indica en un post anterior de este mismo blog.

Etiquetas en material ultradestructible

 

Trucos para pegar adhesivos en superficies difíciles.

En ocasiones existen superficies en donde es muy complicado adherir un adhesivo o etiqueta. Normalmente suelen ser superficies rugosas, siliconadas, flexibles, etc.
Es recomendable siempre hacer una prueba de adhesión con el material que se vaya a utilizar antes de iniciar la producción.

Si una vez realizado la producción y la etiqueta no se pega, se levanta o se cae y no hay tiempo de repetir el trabajo, hacer los ensayos, etc. una solución de urgencia y efectiva es depositar una gota de adhesivo a base de cianocrilato, como el de la marca Loctite. Hay que seguir las recomendaciones del fabricante, utilizar guantes muy finos, etc. ya que este adhesivo es muy agresivo y de fraguado rápido. Habrá que tener en cuenta que la etiqueta o pegatina no se podrá reposicionar por lo que deberemos pegarla bien a la primera. Por experiencia sabemos que este tipo de pegamento no suele dañar los vinilos, pero no está de más comprobarlo.

En caso de una superficie con acabado rugoso hay que utilizar materiales especiales para confeccionar las etiquetas. En esta situación los materiales llamados de alto tack o extrema adherencia tendrían que ser suficientes para no tener que hacer “inventos”.  Si la etiqueta está resinada no tiene la misma flexibilidad que sin este acabado y por tanto la cola puede que no penetre en los “valles” del soporte. Es decir, la superficie de contacto entre el soporte y la etiqueta disminuye y por tanto la adherencia también. En esos casos, una posible solución es pegar primero un material encima de otro. Es decir, se confecciona el vinilo o doble adhesivo sin imprimir del material de alto agarre y con un tamaño ligeramente inferior a la etiqueta, la cual colocaremos con cuidado justo encima. Dicho de otro modo, se pegan dos adhesivos uno encima de otro siendo el primero el de alto agarre y que además sirve para “alisar” la superficie.

Si la superficie tiene una rugosidad muy pronunciada, el tema se complica. Ver entrada en este blog sobre este tema.

Esto son soluciones de emergencia, apaños. Así pues, si la superficie no es lisa, como un cristal, o con acabado especial, pinturas o restos de aceite, desmoldante, polvo o con formas no planas, habrá que realizar ensayos previos. Hay que tener en cuenta que la adherencia depende también de la temperatura de aplicación, lo limpia que esté la superficie y que no se consigue el máximo agarre hasta pasado 24 horas.

Superficie con pintura epoxi y acabado rugoso

Superficie con pintura epoxi y acabado rugoso